¡Refrito a la vista!

 

Desde hace unos años ya, la industria de los videojuegos se ha convertido en una fábrica de remakes, reediciones o como quieran llamarlo, el caso es que son refritos. Se genera una cantidad de dinero importante gracias a la nostalgia, y el caso es que funciona.

El negocio de la nostalgia

 

La lista se va engrosando poco a poco, juegos y consolas de épocas pasadas vuelven como el fantasma de las navidades pasadas para recordarnos que cualquier tiempo pasado fue mejor. ¿O acaso no recuerdas de manera especial ese primer juego de consolas de 32 bits al que jugaste? Incluso más atrás, aquellos juegos de nuestra consola favorita de 8 bits o 16 bits, los juegos eran mejores.

Desde hace algún tiempo me ronda en la cabeza una idea que no me gusta demasiado. ¿Y si la industria de los videojuegos estuviera imitando a la del cine? ¿Por qué digo esto? Bueno, la industria del cine tiene un largo recorrido ya, no es tan reciente como la de los videojuegos y se pueden trazar bastantes paralelismos, al final reduciendo un poco (o mucho) se tratan ambas de industrias de ocio y en los últimos años se han estado influenciando la una a la otra. Ambas estan jugando, además, mucho con la nostalgia, los refritos, los remakes y la mayoría de las veces con una dudosa calidad. Cazafantasmas, las múltiples películas que han o van a salir este año de Disney… Un no parar.

Si, es verdad, ésto es bastante subjetivo, los remakes de Spyro y Crash han tenido bastante éxito, por poner solo un par de ejemplos. Tal vez es verdad que hay juegos que soportan mejor volver del pasado tras recibir una manita de chapa y pintura. Lo que me preocupa es que quizá ciertas desarrolladoras o distribuidoras están centrándose demasiado en volver a traer juegos que ya existieron, por mucho que nos cambien cosas más allá del audio y gráficos. ¿Qué ha pasado con lo de crear nuevas franquicias? Crear nuevos personajes, nuevas historias y al fin y al cabo, nuevas experiencias, es siempre mucho más arriesgado que recurrir a lo que se sabe que ha funcionado en el pasado. Ésto se puede aplicar tanto a los remakes como a la excesiva iteración en una franquicia. ¿Se han acabado las ideas? Que va, no hay más que mirar al sector indie, que basa su supervivencia en la innovación y la reinvención de sí mismos, al fin y al cabo, hay que diferenciarse de las grandes compañías, pues si haces lo mismo ellos tienen las de ganar, por público y por dinero.

Como decíamos, el tema ya ha pasado del software al hardware. Las tres grandes fabricantes de consolas de los 90 ya tienen sus consolas retro en el mercado, bueno, realmente dos, Sega está en ello. Pero mejor no vamos a hablar del hardware, porque inevitablemente se me viene a la cabeza el gran FIASCO de la consola retro de Sony.

Ojo, que está hablando de todo esto el que hace unas semanas os contaba que casi todos los años se jugaba sus partiditas a un juego de finales de los 80, en emulador, eso sí. Y es que sinceramente, si queremos jugar a algo y rememorar cómo era ese juego, igual es mejor idea jugar el original, ¿no? Pero ésto no siempre es posible.

Pero al final, lo que importa es jugar. ¿Te gustan los juegos retro? Pues no te prives, que ciertamente hay muchas joyas olvidadas deseando ser rescatadas. Os voy a confesar una cosa, cuando tengo que prepararme para un nuevo desarrollo me doy una vueltecita por los juegos de otros tiempos. Pero eso es harina de otro costal.

 

No Comments

Leave a Comment